martes, 5 de mayo de 2009

DEPENDER DE ALGUIEN



De la dependencia que quiero hablar hoy es la emocional, la afectiva; ese vínculo que te une a una persona que, en su justo término, es perfecta. El problema es cuando esa relación deja de ser igualitaria y centras toda tu vida, para bien o para mal, en la otra persona y tu propia identidad va desapareciendo.

Esto puede ser aplicable a una relación familiar y, sobre todo, sentimental; el amor es una especie de pegamento, por decirlo gráficamente, te une a alguien, pero cuando esa unión hace que tu vida sólo tenga sentido unida a esa persona, cuando tu visión del mundo, tus actos, tus decisiones, todo lo que te rodea estén condicionados al otro, creo entonces que tu personalidad y tu independencia para enfrentarte al mundo, acaba como ciertas especies, en peligro de extinción.

En el ámbito familiar se da mucho el caso de hijos o hermanos, debería ponerlo en femenino, porque siempre suelen ser mujeres, qué raro, que dedican su vida al cuidado de los padres, hermanos, desapareciendo por completo su vida social, descuidando sus parejas o perdiendo la oportunidad de conocerlas. Muchas de ellas no tienen a quien acudir para que les ayude, pero en otros casos es tal la dependencia psicológica que, aunque tengan la posibilidad de desconectar, de salir, no lo hacen o, si salen, es con un enorme sentimiento de culpa. Después los familiares que han cuidado fallecen y estas personas se ven solas en la vida, muchas veces sin trabajo, ya con una cierta edad, y sin las herramientas para enfrentarse a la vida, porque su vida fue el cuidado de sus seres queridos, esa era toda su vida, faltando ellos, sus vidas quedan completamente vacias.

En una relación amorosa es todavía más complicado; en muchos casos se pierde el espacio personal; "no hago nada sin mi pareja", ¿qué pasa?, eres como una rémora de ella, no tienes aficiones, cosas que te guste hacer, tiene que ser siempre a su sombra, no quieres un momento para ti; "mi vida no tiene sentido sin el/ella", o sea que el día que no esté a tu lado por separación o fallecimiento, ¿qué harás, tirarte por un puente?

Vivir en pareja básicamente es compartir, completarse el uno al otro, llenar tus vacios con la otra persona, todo eso está muy bien, pero no podemos basar nuestra existencia en el otro. Tenemos que ser felices por nosotros mismos, autónomos en la vida, no podemos hipotecarnos a tal extremo de que, si no es con la persona que amamos, nuestra vida se acaba.

Sé que no se pueden poner límites al afecto, no es algo racional; entiendo que si amas a alguien tu aspiración es compartir tu vida con el/ella, y entiendo que su pérdida, sea la que sea, provoque un dolor y un vacio insoportable, pero la vida continua, ya sé que suena a tópico, pero es verdad, y como suelo decir muchas veces, no espera por nadie.

Cada uno de nosotros somos algo único, todos tenemos algo que nos diferencia, no somos clones de nadie, por tanto amemos, entreguémonos, démoslo todo por la persona amada, pero conservemos nuestro yo, nuestra personalidad, no seamos adiptos a nadie.

Amar : siempre. Depender : en su justa medida.


J.Carlos

10 comentarios:

Karmen dijo...

Me gustó este post. Éstas son la clase de reflexiones que casi siempre generan tremendos debates. Sin embargo yo, que dudo de casi todo, lo tengo muy claro: las dependencias, absolutamente todas, son dañinas, y por tanto perjudican, porque la dependencia es la radicalización de una necesidad. Mal asunto.

Pocas cosas deben ser lo suficientemente imprescindibles como para no poder vivir sin ellas, con la excepción (evidente) de las necesidades fisiológicas, ¡claro!

Mi lema está en mi blog, que resume un poco esta idea, e intento seguir a rajatabla:


"La belleza de las cosas está en saber disfrutarlas sin necesidad de poseerlas del todo".. ni por supuesto, ser poseída por nadie...


Saluditos, JC.

J.Carlos dijo...

Tienes razón Karmen, generan grandes debates, en los que me he visto involucrado; parece, que decir esto se interpreta como que no quieres a la otra persona, la puedes querer y mucho, pero tu tienes tu propia vida, y no tienes que hacerla girar alrededor del otro.
El problema es que muchos confunden amor con posesión; se poseen las cosas, no las personas.
Totalmente de acuerdo con el lema de tu blog.
Saludos

LUPS dijo...

Hola J.Carlos!!

Pues pienso más bien que lo mejor es la autodependencia, concepto manejado por Jorge Bucay en su libro "Camino a la Autodependencia" de Hojas de Ruta. Calquier tipo de dependencia produce caos. Visitándote y dejándote mi coment. Saludos desde México!!

Pd.- Y no se crean eh? los mexicanos no contagiamos por el virus.

J.Carlos dijo...

Me ha gustado lo de "autodependencia", buen concepto, depender de nosotros, querernos un poco más.
Gracias por tu visita y tu comentario.
Saludos

Pd : seguramente los que nos contagien sean los periodistas con su alarmismo.

monicaramela dijo...

A propósito de tu post, mi madre siempre dice: "es mejor desprederse de las personas, mejor no aferrarse", pero siempre en la práctica le resulta casi imposible, creo que como a todos, es que yo digo, si no te aferras con pasión y entrega, con todo, a lo que amas y quieres, que sentido tiene?, no es igual el sabor de las cosas a las que no les pones entrega total. Por otro lado y como bien lo mencionas, aferrarse en una dependencia total y absoluta es el principio del fin... en todo caso sigo buscando ese equilibrio para que las cosas no se me conviertan en obsesión... abraxos.. monica

J.Carlos dijo...

Yo creo que ese equilibrio lo deberíamos buscar todos, pero es muy fácil caer en la tentación de unirte tanto a la persona amada, que nuestra vida no sea más que una continuación de la suya.
Gracias por visitarme.
Saludos

monicaramela dijo...

me resulta complicado, y ando en la disyuntiva de consensuar ambas vidas, o hacer mía la suya, o suya la mía... no sé :(

J.Carlos dijo...

Amar es compartir, es complementarse, pero sin perder tu espacio personal. Yo por lo poco que te conozco, te veo una mujer inteligente, con independencia de criterio, yo creo que encontrarás ese equilibrio. Ser compañeros, caminar uno al lado del otro, que nadie se adelante ni se adueñe de la relación, pero es complicado.
No te agobies, y si no, ya sabes : "si hay duda, es que no hay duda".
Un placer tu visita.
Saludos

Ana A. dijo...

Me gusta tu forma de verlo. Debería ser así. Pero a veces están en juego muchas cosas que lo hacen complicado ... a veces las personas tratan de suplir sus carencias con otra persona ... inevitable un amor desigual, posesivo, una forma de amar equivocada.

J.Carlos dijo...

Es muy complicado, yo expongo como creo que debía ser, después la realidad es distinta para cada uno.
Gracias po tu visita.
Saludos