viernes, 27 de marzo de 2009

NO TODOS LOS HOMBRES SOMOS IGUALES




Hablar de este asunto es zambullirse sin remedio en la piscina de la polémica, la idea general es que si, que todos los seres humanos del sexo masculino estamos cortados por el mismo patrón, como si fuéramos clones de un modelo original, del que todos no somos más que fieles copias.

Pero bueno, como diría Jack el Destripador, vamos por partes; si la inmensa mayoría de las mujeres tienen esa idea de los hombres, cabe suponer que todos los que han conocido se ajustan a ese patrón, pero en el pecado llevan la penitencia; sobre todo cuando son jovenes, a veces no tanto, siempre les suele atraer el hombre con un punto digamos "canalla", descarado, chulito y demás virtudes personales.

El resultado de la elección suele ser siempre el mismo, aquí te pillo aquí te mato, convivencias llenas de dudas, engaños, infidelidades, desengaños dolorosos.

Ahora yo me pregunto, ¿no había más hombres para elegir?, pues sí bastantes, pero todos eclipsados ante el despliegue seductor del cretino de turno, imposible combatir con sus mismas armas, por tanto se van emparejando con las mujeres que no les atrae el modelo de hombre anteriormente descrito, o con las que como San Pablo camino de Damasco, vieron la luz y, al caerse del caballo, comprobaron que había otro tipo de hombre, leal, cariñoso, respetuoso y se dieron cuenta del tiempo perdido con el energúmeno con el que estuvieron.

Otra situación que contribuye a la mala imagen que tenemos los varones, es el percal que habita el ambiente nocturno, pubs, discotecas y demás garitos; sin ánimo de generalizar, siempre es injusto, suele ser un ave de presa con el único fin de apareamiento rápido, fugaz y sin compromiso, con lo cual, la que vaya con intenciones más serias de encontrar alguien agradable para poder llegar a algo más, suele estrellarse con la cruda realidad, y la consecuencia ya sabemos cual es : todos los hombres son iguales y van todos a lo mismo, les suena ¿verdad?.

Pues no, no todos somos iguales, hay un grupo que no sé si es muy numeroso, en el cual me incluyo, que somos gente seria, ¡ojo!, no aburridos, a mí a sentido del humor no me gana nadie, gente en la que se puede confiar, que tratamos con respeto y cariño a los demás, que jamás seríamos infieles, antes romperiamos la relación que serlo, que tenemos inquietudes, en fin que sólo hay que fijarse para separar, o elegir la paja o el grano.

Que nadie considere esto como un ataque a las mujeres, nadie las admira más que yo, para mí son, sois el pilar básico de esta puñetera sociedad, siempre me ha dolido que me metan en el mismo saco que una panda de atrofiados con el cerebro a la altura de la bragueta, sólo eso, que no todos somos iguales.


J.Carlos

3 comentarios:

Karmen dijo...

:) Hola J.Carlos.

No sé si me recuerdas.Vengo de la Luna, te pasaste hace unos días por allí y dejaste un saludo. Prometí visitarte y aquí estoy...

Perdona por la demora en comentarte; he estado hace unos días por los dos blogs, pero he tenido poco tiempo y mucho que hacer. Ahora, ya con más calma, me paso de nuevo a saludarte y me encuentro con este post. Genial. En cuanto leí el título me dije: "estoy totalmente de acuerdo".

Es un pensamiento que tuve hace apenas unos días. Se me vino a la cabeza esa frase en concreto y pensé que era, cuanto menos, injusta. No es por darte la razón, que a mí discutir (en el buen sentido) no me levanta ampollas :) pero creo que, en realidad, no sois todos iguales, simplemente a un buen número de mujeres les/nos gustan ese modelo de hombres que comentas (canallas, algo descarados, divertidos e... infieles) y que buscando, buscando, acabas dando con ellos.... Si encima triunfan entre nosotras, pues ¡ya hay bacalao! el boca a boca hace el resto... se hacen famosos y al final, van haciendo "pupas" por ahí... Son odiosos y ¡¡todos los hombres del mundo lo son!!

Hay hombres extraordinarios, por supuesto que sí. Yo por suerte he conocido a algunos. Apoyo tu teoría.

Dios, ¡qué rollo te he soltado!. Espero que no sea más largo mi comentario que tu post, pero no sería extraño, y es que yo no sé resumir :)

Un saludito, y hasta pronto.

J.Carlos dijo...

Gracias Karmen por tus palabras, me alegro que te gustara y más siendo mujer, como puse al final del post, me preocupaba que se considerase un ataque hacia vosotras, nada más lejos de mi intención, os admiro demasiado como para hacerlo.
SAludos

Naia Salud dijo...

J.Carlos es muy bueno que reivindiques tu sitio. Cierto, no todos los hombres sois iguales. A lo que también podríais decir, que todas las mujeres somos iguales. Generalmente repetimos patrones y sufrimos por ello, hasta que aprendemos. El aprendizaje es individual, y a veces en pareja, siempre que sé este de acuerdo; ya que atraemos a nuestros iguales. Atraemos la energía, la vibración que llevamos y no somos conscientes de ello. La solución empieza por una o uno mismo, observándo cuáles son nuestras pautas de elección y actitud. Y elegir, que es lo que realmente queremos en una relación de pareja. No solo,"la atracción" se encuentra en la pareja, sino en el mismo tipo de amistades, situación profesional y personal... Somos imánes vibrando a un nivel o intensidad X, atrayendo la misma vibración. También puede ocurrir que confundimos el "machismo" con lo varonil o lo caballero. Y los hombres la generosidad y la bondad con la "criada", o chacha. Todo es educación en la primera infancia, por lo que ya es hora, que tanto mujeres como hombres, destronemos las improntas del pasado.

Besos