miércoles, 18 de marzo de 2009

LA ÚLTIMA CITA




Viéndote llegar, despidiendo fulgores por el camino,
sumergiendo el paisaje en la cascada de tus cabellos,
siento que las palabras que iba a decir se embalsan en mi boca,
la seguridad ya es duda, la fortaleza es debilidad.

Llegas ante mí, tu primer saludo son tus ojos que me taladran,
antes de hablar, tu cuerpo me manda mil mensajes,
recuerdos de tu mirada, mi primera luz del día,
de tu risa, banda sonora de la película de mi vida.

Vienes a decirme adios, a cerrar las puertas de lo vivido,
a contarme que tienes más lunas que amaneceres,
que se evaporó el agua de nuestra convivencia,
que mi alimento no sacia el hambre de tu corazón.

También el reproche cabalga en mis palabras,
caballo desbocado por la pradera del resentimiento,
vivo ahogado en incertidumbres sobre lo nuestro,
me muero por verte, pero hacerlo me mata.

No se si hay oasis en nuestro desierto,
si lloverá sobre nuestros yermos campos,
solo se que aunque perezca intentando navegarte,
lucharé para volver a anclarme en tu dulce puerto.


J.Carlos

1 comentario:

Naia Salud dijo...

Preciosas palabras !!! Y como las compones, susurrando el amor que hay en ti y el amor que sientes por tu amada. Un amor que desgasta y nutre a la vez. Sé lo que es !

Molts petons