miércoles, 6 de octubre de 2010

NAVEGANDO TU PIEL




Soy un marino loco y audaz,

no busco la quietud de tus aguas de terciopelo,

sólo deseo zozobrar en el fuego de tus tormentas,

romper mi quilla contra los muros de tu cuerpo.


Quiero naufragar en nuestras noches purpuradas,

asir con mis manos los salientes de tu puerto,

pero no para salvarme, quiero ahogarme en ellos,

sentir tu magma, el de mil volcanes ebrios.


Nadar sudoroso por la arena de tu espalda,

quemar mi piel con el salitre de tus besos,

mis manos enloquecidas en tus caderas incandescentes,

mi timón firme, guiado por el faro del deseo.


Amor realizado, mi cuerpo habla jadeante,

mil veces susurré te quiero,

mil veces sentí lo que sentía,

mil vidas necesitaría para expresar todo lo que siento.


J.Carlos

20 comentarios:

ÁFRICA dijo...

Hola J, Carlos, aunque una solo vez se sienta lo que tú escribes, es sencillamente maravilloso.
Un beso.

J.Carlos dijo...

Hola África, tienes razón sólo con sentirlo una vez ya sería maravilloso.
Besos

Camy dijo...

¿Caramba qué es mediodía?. La fogosidad del poema traspasa la frialdad de la red y llegas a sentir o anhelar, amor semejante.
Un beso

Sandra dijo...

Perfecto!!!

Saludos

ev dijo...

Concuerdo con tus seguidoras. El amor realizado es lo mejor que hay. Sería fabuloso que aunque no sean mil sino solo una, la vida entera fuera amando, de esa manera.
Beso JC

SOMBRA FALSA dijo...

"...sentir tu magma de mil volcanes ebrios". Seductora y evocativa, sugerente...me gustó la frase, igual que el cuerpo, sin embargo, (y si te molesta, me lo dices) le sacaría el último párrafo, para que tuviese vida independiente. Porque este poema no requería final, se bastaba solo, prendía del principio hasta el firme timón... ;)

Abrazos,

carmensabes dijo...

Vaya naufragio tan placentero.
Ahogarse así, amigo, merece la pena... ya lo creo

helena dijo...

Qué precioso poema. El amor no es para salvarse, sino para naufragar en él, para sentir sus heridas ardiendo con el salitre y dejar que las olas guien nuestro destino.
Un abrazo, mil veces repetido.

J.Carlos dijo...

Hola Camy, si la red es fría, tendremos que caldearla; nada mejor que la explosión de los sentimientos.
Besos

J.Carlos dijo...

Hola Sandra, muchísimas gracias por tus palabras.
Saludos

J.Carlos dijo...

Hola Ev, tienes razón, si en una sola vida pudiéramos sentir de esa manera, sería más que suficiente.
Besos

J.Carlos dijo...

Hola Sombra Falsa, no me puede molestar vuestras apreciaciones, con ellas se enriquece este espacio.
Quise que surgiera esa ternura final como resultado de tanta pasión.
Un placer encontrarte por aquí.
Abrazos

J.Carlos dijo...

Hola Carmen, si que merece la pena, no desear nunca ser salvado de una situación así.
Abrazos

J.Carlos dijo...

Hola Helena, dejar que esas olas guien nuestro destino; a veces lo encontramos, pero nos da miedo sumergirnos en esas aguas, aún sabiendo que pueden ser nuestro destino final y el que más hemos buscado.
Mil abrazos de todo corazón para tí también

Silvia dijo...

Me alegra que entraras en mi blog, porque así he descubierto el tuyo y me ha encantado. Seguiré visitándote. Saludos

J.Carlos dijo...

Hola Silvia, fue un placer descubrir tu espacio y otro placer recibirte en el mio.
Muchas gracias por tus palabras, visítame cuando quieras, esta es tu casa.
Saludos

Karmen dijo...

Si hay que dejarse llevar por las olas y perder de vistas las orillas, si ir a la deriva es esto que tú cantas, que tú cuentas, yo prefiero no saber nadar y ahogarme de placer. Sin duda.

Me encantó.

Un beso, JC.

tecla dijo...

Me has hecho palpitar J. Carlos.
Me has hecho sentir.
Qué más se le puede pedir a un poeta.
Hermosos versos los tuyos amigo.

J.Carlos dijo...

Hola Karmen, tenemos que perderle el miedo al agua y dejarnos llevar por ella; quizás perdamos de vista la orilla, pero que importa, si nos dejamos mecer por los sentidos.
Besos

J.Carlos dijo...

Hola tecla, muchas gracias por tu comentario, si mis palabras te han hechos sentir eso, no puedo pedir más, sólo repetirte mi gratitud.
Besos