lunes, 11 de octubre de 2010

LA DANZA DE LAS MARIONETAS




Suena acompasada la música de tus movimientos,

articulaciones dóciles de huesos prestados,

extremidades indolentes manejadas por manos expertas,

¿siempre bailaste al ritmo de violines ajenos?.


¿Quién cambio la partitura de tus pasos serenos?,

volaste libre sobre escenarios estrellados,

bebiste la vida licuada de tus amaneceres,

hoy sólo eres sombra del capricho que te envuelve.


Eras la llave de tu armario de gozos y vendavales,

donde guardabas el ungüento sanador del corazón estriado,

allí amabas a la dulce dama de los primeros abriles,

allí abandonaste las rosas, huidas a otros jardines.


¿Eres feliz?, el inventor de palabras equilibristas,

devorador del cine olvidado de la nieve tiznada,

melómano de músicos sinfónicos y arcaicos,

lector de la historia de la historia que nadie contó.


Ahora danzas como una sumisa marioneta azul,

las cuerdas grangrenan tus muñecas creadoras,

¡córtalas con el aliento de tus sueños escarchados!,

huye de las aguas estancadas de la conformidad.


J.Carlos

8 comentarios:

ev dijo...

Excelente tu poesía, muy buena.
Abrazo J

J.Carlos dijo...

Hola Ev, muchas gracias por tus palabras y tu presencia.
Abrazos

Sandra dijo...

Se de algunas marionetas por ahí!!.

Lamentablemente se acostumbran a ser manejadas y terminan por olvidarse que alguna vez fueron libres.

Como siempre.. Excelente poesía!!

Saludos!!

J.Carlos dijo...

Hola Sandra, todos conocemos marionetas de ese tipo, incluso alguna vez lo hemos sido, consciente o incoscientemente.
Tenemos que cortar los hilos que nos manejan a veces.
Muchas gracias por tus palabras.
Abrazos

Wersemei dijo...

La libertad es muy cara, en ocasiones nos cuesta cortar esos hilos que nos atan, pero cuando lo hacemos nos damos cuenta de lo mucho que hemos perdido.
Excelente como siempre!

J.Carlos dijo...

Hola Wersemei, ser libres es muy difícil, son muchas las ataduras que tenemos que romper, sólo necesitamos el valor de hacerlo y vivir la vida que realmente queremos vivir.
Muchas gracias por tu comentario.
Abrazos

tecla dijo...

Qué bueno eres escribiendo J. Carlos.
Dulce y exquisita tu poesía. Suave y serena, me produce una paz silenciosa y serena. Una calidez extrema, y elevada.

J.Carlos dijo...

Hola Tecla, no sé que decir ante tu comentario, y no es falsa modestia; no puedo estar más satisfecho que mis palabras te lleguen de esa manera.
Muchísimas gracias de todo corazón.
Tu si que eres buena escribiendo, algunos todavía intentamos aprender.
Besos