martes, 7 de julio de 2009

HOMBRES CONFUSOS


Desde hace unos años se habla mucho de lo confusos que están muchos hombres, ante el nuevo papel de la mujer en la sociedad; de como laboriosamente han conseguido, no del todo, una presunta igualdad respecto al hombre y como ha podido afectar esto a las relaciones con ellos en todos los campos, desde el personal al laboral.

La sociedad a cambiado mucho en los últimos treinta o cuarenta años, lo malo es que muchos no se han enterado; no se enteran o no se quieren enterar, de que la situación de la mujer, quizás no al ritmo deseado, ha cambiado mucho también.

Hoy modestamente quiero analizar, a ese grupo de hombres más o menos amplio, que no terminan de digerir ni asumir el nuevo rol de las mujeres.

Lo primero que habría que recordarles, es que ellas han tenido que luchar por cada uno de sus derechos, centimetro a centimetro, derechos tan básicos como el voto; recordemos la lucha, con carcel y muertes incluidas, del movimiento sufragista; de que en España lo consiguieron en mil novecientos treinta y tres, después de encarnizados debates en las cortes, donde se tenía a la mujer como un ser desvalido, sin capacidad de razonamiento propio, a merced del padre, marido o sacerdote de turno.

Que en España hasta la muerte de Franco, si no recuerdo mal, la mujer estaba sometida a aval constante de padres, hermanos o maridos; para poder abrir una cuenta bancaria u o una compra de cualquier bien, necesitaba de la firma del "tutor" masculino de turno. Con una legislación diseñada para que la vida de la mujer fuera salir de casa de sus padres y entrar en la de su marido, para vivir una especie de mayoría de edad tutelada de por vida.

Con la llegada de las libertades y con una lucha feroz por sus derechos, han conseguido una igualdad más o menos teórica, donde todavía se dan muchos casos de a igual trabajo, un salario inferior o el mujeres despedídas al quedarse embarazadas.

Por eso pienso que muchos hombres añoran la época de "en casa con la pata quebrada", nunca lo reconocerán, pero lo piensan; la independencia económica de la mujer, el ser dueña de su vida, el no tener que depender del hombre para todo; esto hace que muchos no sepan como tratarlas, no es el ser sumiso que vieron en muchas de sus madres o abuelas, tiene opinión y personalidad propia.

Esto puede explicar muchos casos de malos tratos o mucho peor, de las muertes de tantas mujeres a manos de sus parejas, presentes o pasadas; no admiten que les dejen, quieren anularlas como sea, para controlar sus vidas; ese machismo visceral y primitivo de macho de la manada que no entiende una relación de igualdad, sólo entiende y persigue la sumisión de la mujer.

A estos hombres les diría, que a nosotros todo nos lo han dado gratis, no hemos tenido que luchar por nada; las mujeres lo han tenido que ganar todo a pulso, dejándose la piel en el camino, hablamos de la libertad económica y jurídica, el acceso a una educación superior, el poder ejercer cualquier tipo de trabajo y porque no decirlo, a poder disfrutar de una sexualidad que antes sólo estaba pensada para disfrute de hombre.

Señores el que se confunde es porqué quiere, cuando se ve o se trata a la mujer como algo distinto, ya se la está discriminando; somos compañeros de viaje, caminemos al mismo paso, bastante han caminado detrás de nosotros.

No quiero terminar sin hacer mi pequeño, pero sentido homenaje, a aquellas mujeres que en los años sesenta y setenta, dieron los primeros y más difíciles pasos para llegar a la situación de hoy en día, que no es perfecta, pero que ha conseguido la mayor parte de los objetivos.


J.Carlos

20 comentarios:

wersemei dijo...

Todo lo que aquí expresas lo he vivido en mis carnes.
De jovencita tuve que hacer los servicios sociales para poder acceder a entrar en una fábrica para trabajar, y muchas cosas más.
Con el tiempo fuí haciendo cursillos y subiendo de categorías, hast llegar a ser una entre un grupo de 8 hombres, me costó lo mio hacerles ver que era como ellos, tuve que demostrarlo de muchas formas.
Y estoy orgullosa de ser mujer, se llegar a donde he llegado por mi misma, he de decir tambienque tengo un compañero que me apoya en todo.

Gracias por esta actualización de hoy.
J.Carlos, eres una gran persona.
Un abrazo

Mari Carmen dijo...

Bueno, J. Carlos, a los hombres tampoco les fueron fáciles las cosas, si nos remontamos a un pasado no demasiado lejano. Hubo épocas en la que sólo tenían derechos los hombres de las clases más privilegiadas.

Aún así, siempre se consideró, avalado por la retrógrada Iglesia, que el hombre era superior a la mujer. Lo más duro era que las propias mujeres no querían salir del agujero en el que estaban metidas. Mujeres, como Victoria Kent, no querían el voto para la mujer, porque decían que estarían influenciadas por la Iglesia y sus maridos, cosa que podría no ser totalmente incierta pero con ese razonamiento estaba impidiendo que las mujeres comenzaran a pensar por sí mismas.

También han sido las mujeres más conservadoras las que se han opuesto a muchos avances para la mujer. Ya sabemos el dicho: el peor enemigo de una mujer, es la propia mujer.

Siempre he pensado que eran las mujeres las que tenían que lograr su revolución, y no esperar a que los hombres les dieran nada. Estos, a lo sumo, le darían palmaditas en la espalda o en el culo, y andando pa la cocina, que, a juzgar por lo que pensaban y piensan muchos actualmente, es el hábitat natural de las féminas.

Cuando las mujeres tengan, todas, su propio trabajo, su dinero, y no tengan que depender de un hombre, la familia se habrá ido a la porra. El matrimonio pasará a la historia en cuanto que la mujer sea independiente y pueda ver todo de lo que es capaz, sin necesidad de nadie.

Entonces será el momento de ver a las parejas tratándose de igual a igual. Y el machismo será una reliquia del pasado, igual que es el Feudalismo.

Buenas noches, J. Carlos :)

Karmen dijo...

¿Sabes, JC? no es malo que los hombres se sientan confusos.

No es malo que se cuestionen si lo que ha pasado/está pasando con la mujer es algo que les pueda perjudicar. Si yo soy el líder de un grupo no me gustaría que alguien del grupo quisiera ser el nuevo líder. Instinto de superviviencia le llaman. Al fin y al cabo, aunque vestidos, somos animales. Lo que es malo es ir contracorriente y querer volver al pasado. Lo que es malo es no tener amplitud de miras. Lo que es malo es mirar hacia atrás constantemente y pensar que aquello era mejor.

Estoy de acuerdo com M.Carmen en que el peor enemigo de una mujer es una mujer. Pero supongo que también eso se superará con el tiempo.

Tu entrada es asombrosa, yo no podría haberla escrito porque carezco de objetividad en ese tema. Igualdad de derechos siempre pero iguales no, por favor. Yo no aspiro a que seamos iguales a los hombres. No, gracias. Que seamos tan diferentes es lo que nos enriquece y nos complementa, ¿no crees?

Un abrazote, JC

Guadyx dijo...

Me hiciste pensar en mis tias, en mi madre... que en los 70 se jugaron aqui en Argentina.. que sufrieron y sufren... Gracias por este relato! y por hacerme ver que aun hay hombres que piensan como vos... un abrazo

Anaís Sandiego dijo...

Estoy de acuerdo contigo: mis antecesoras han peleado y sufrido muchísimo para que yo pueda trabajar, vivir sola y tener el derecho a sufragio. Sin embargo, la liberación femenina es también un arma de doble filo, porque ahora estamos casi obligadas a optar por ser madres o desarrollarnos profesionalmente. Criar nuestra descendencia o ir a cazar rinocerontes... Porque ningún jefe nos aguanta las medias tintas (media jornada de trabajo para poder estar en casa con la familia).

Me pregunto si en lugar de liberarnos no nos habrán convertido en las nuevas esclavas del sistema...

Un abrazo

Ana dijo...

Hola José!
upss!!! te admiro por tocar un tema así y pertenecer al sexo masculino...
Maricarmen comenta que las cosas no han sido tan fáciles para los hombres y coincido con ella...
nada de lo logrado hasta ahora fue dado en bandeja de plata...
Aun recuerdo a mis abuelos y veo esos arrugas en sus rostros y su manera de decir: esto es azul y debe de ser azul por siempre... que ëpocas!
para nuestra mala suerte las mujeres somos el triple de sentimentales que los hombres, tenemos corazón de pollo y eso en muchas ocasiones nos aniquila ante los del sexo contrario...
sabes... ser mujer es único... es ser generadora de vida y eso José ustedes los hombres nunca lo experimentaran...
un abrazo

=D

Josep Julián dijo...

Hola J. Carlos:
Lo primero que me sorprende es que hasta ahora creo que ninguno de los que ha dejado comentario sea hombre. Primer dato.
Los avances operados por las mujeres en todos los campos son obra de sí mismas, exclusivamente. Segundo dato.
Las mujeres tienen el reto de crear un esquema de relación con el mundo profesional que no sea idéntico al masculino y de momento no lo han logrado. No me refiero al del balance trabajo/familia sino al del estilo de liderazgo que imprimen. Si no se apresuran en esto buena parte de los avances se estancarán. Tercer dato.
Habrá machistas que maten a sus mujeres mientras haya madres que les eduquen en el machismo. Cuarto dato.
La indpendencia económica no siempre supone independencia de decisión o de propiedad (a ver cuántos coches que ayudan a pagar a sus maridos están a su nombre) Quinto dato.
Los hombres no tenemos que pedir perdón por lo que hemos supuesto para las mujeres en el pasado, lo que tenemos que hacer es tratarlas como iguales en derechos y complementarias en cuanto a visión del mundo. Sexto dato.
Las mujeres son las peores enemigas de las mujeres, en la misma medida que los hombres somos los peores enemigos de los hombres. Séptimo dato.
Unos y otras somos personas y como tales hemos de demostrar nuestra valía. Octavo dato.
No puede ser que las mujeres ganen menos dinero por desempeñar el mismo trabajo que los hombres. Noveno dato.
A lo anterior añadiría que esas prácticas salariales discriminatorias hacia las mujeres también deberían ser aplicadas en aquellas empresas en las que los directivos son mujeres y las siguen aplicando (contra las mujeres, claro). Décimo dato.
Saludos.

J.Carlos dijo...

Hola Wersemei, yo estoy muy orgulloso que alguien como tú me deje este comentario, alguien que ha tenido que luchar y demostrar sus capacidades sólo por ser mujer.
Mi admiración y mi respeto por tu lucha.
Un abrazo

J.Carlos dijo...

Hola Mari Carmen, sin entrar en mayores honduras históricas, sólo pretendía reconocer la lucha de las mujeres por sus derechos y el desconcierto que provoca en muchos hombres, sólo eso.
Yo tengo una visión más positiva del matrimonio y la familia, creo en el vínculo del amor y del deseo de compartir una vida; si sólo existiera un móvil económico, apaga y vamonos.
Saludos

J.Carlos dijo...

Hola Karmen, estoy de acuerdo contigo, la igualdad se debe referir a los derechos y oportunidades, a partir de hay, nuestras diferencias deben servir para aprender uno de otro y ser mejores con ello.
Muy interesante tu punto de vista.
Un abrazo

J.Carlos dijo...

Hola Guadyx, mi reconicimiento por ellas, los setenta fueron durísimos en tu país, la lucha por los derechos no termina nunca.
Bienvenida a este espacio, que puedes considerar tu casa.
Un abrazo

J.Carlos dijo...

Hola Anaís, la sociedad no os ayuda nada; es cierto lo que dices de poder compatibilizar una carrera profesional y el ser madres, es un tarea muy complicada, pero con todo, creo que los pasos que habeis dado son importantísimos para ocupar el sitio que os corresponde y no ser la sombra de nadie.
Un abrazo

J.Carlos dijo...

Hola Ana, ser generadoras de vida, ese uno de los motivos por que os admiro, aparte de otros muchos; la emotividad es otro, tienes razón sois más sensibles que nosotros, para lo bueno y lo malo.
Es cierto lo que comentas de tus abuelos, como hemos cambiado en poco tiempo.
Un abrazo

J.Carlos dijo...

Hola Josep, no puedo si no estar de acuerdo, con muchas de los conceptos que has expresado, se ha conseguido mucho, pero queda todavía camino por recorrer.
Saludos

Sandra dijo...

Se hace dificil a veces ser:
Mujer, madre, esposa, buena amante, excelente profesional, exitosa, dueña de casa, amiga, cómplice...
Se nos exige ser las mejores porque o si no.. no le sirves a nadie.
A pesar de todo, me fascina ser MUJER... es un verdadero reto!!!.

Cariños

Sandra

monicaramela dijo...

Hola JC, a propósito de este artículo bastante interesante, en realidad creo que estamos en un cambio de época o en una época de cambios quizás, y te confieso que me resulta un poco ingenua la postura de ciertos hombres de mi edad (entre 25 y 35 años), quienes viven preocupados de ser "el macho alfa", justamente esta mañana recordaba a alguno a quien quize mucho y me preguntaba, por qué lo nuestro no pudo ser?... que le falto a él para tomar una decisión por mí?, cuando fuí yo la que puso todas las cartas sobre la mesa?... y creo que la respuesta es la misma, temor, inseguridad, confrontación, no lo sé, a veces me da la impresión de que algunos hombres se sienten atacados, vulnerados o no sé que, cuando una mujer desafía sus cánones de comportamiento y para empezar refuta sus ideas y les facilita la vida siendo independiente, en fin. Por otro lado, puedo decir que mi compañero actual, entre todos sus atributos me ha cautivado por ser genuino y por ser totalmente vulnerable como yo, creeme que eso para mi es un gran logro, al fin encontré a alguien que no intenta impresionarme, someterme o silenciarme y lo amo en verdad..., siempre es un gusto leerte.. :)

J.Carlos dijo...

Hola Sandra, se os exije mucho más que a los hombres, muchas veces se pretende que compatibiliceis el trabajo fuera y que sigais llevando el peso de la casa.
Difícil tarea ser mujer, pero como dices tu, todo un reto.
Un abrazo

J.Carlos dijo...

Hola Mónica, es el problema de muchos hombres, no aceptan y les descoloca que una mujer tenga personalidad propia e independencia.
Por contra, cuando encuentras alguien que no es un competidor, si no un compañero, la relación pasa a ser de tu a tu.
Siempre es un gusto que me visites.
Un abrazo

tecla dijo...

Un buen alegato en favor de los derechos de la mujer.
Llevas razón, mal que nos pese, somos compañeros de viaje y no podemos vivir el uno sin el otro.
Te dejo un abrazo inmisericorde.

J.Carlos dijo...

Hola Tecla, somos compañeros; y serlo significa que nadie está por encima de nadie.
Gracias por tus palabras.
Un abrazo