viernes, 22 de enero de 2010

HAITÍ, OTRA VERGÜENZA INTERNACIONAL



Llevaba días queriendo hacer un comentario sobre la situación de Haití, pero prefería que fueran pasando los días para poder tener más información y dejar pasar los acontecimientos, visto lo visto hice bien en esperar.

La gestión de la catástrofe humanitaria que ha supuesto el terremoto de Haití, es la mayor suma de incompetencia e ineficacia que yo haya contemplado en décadas, salvo los equipos de rescate, que con todas las dificultades acudieron enseguida para intentar salvar a las personas sepultadas bajo los escombros, al resto sólo se puede definir como una auténtica calamidad.

Algunos dicen, Haití ha desaparecido como país, yo pregunto ¿alguna vez existió como tal?; aparte de ser el país más pobre de America, de los cuatro más corruptos del mundo; es un territorio prácticamente sin nada de lo que vertebra un país, no hay más que unas endebles estructuras que evidentemente han saltado por los aires ante tamaño desastre.

¿Y que ha hecho la comunidad internacional?, lo de costumbre, casi nada; exceptuando el desembarco de 10.000 marines que empiezan a garantizar la seguridad en la isla y la distribución de la ayuda, el resto de la comunidad internacional se ha dedicado a llenar aviones con ayuda, sin preocuparse de quien la iba a distribuir, nadie se ha preocupado de organizar campamentos con un mínimo de condiciones de habitabilidad y salubridad, dejando a la gente hacinada al raso sin mayor protección.

Esto hubiera requerido la creación inmediata de una fuerza internacional, que garantizara la seguridad, la construcción de las mínimas infraestructuras, hospitales de campaña y un eficaz distribución de la ayuda; hemos dejado como siempre que el amigo americano nos saque las castañas del fuego, mientras la Unión Europea, con Francia a la cabeza (antigua metrópoli), estaban tocando el violón.

Ahora se les llena la boca con grandes planes de reconstrucción, conferencia de donantes; pura palabrería para lavar conciencias y contentar a la opinión pública, se invertirá, no digo que no, pero muchísimo menos de lo que sería necesario para dar una oportunidad real a los haitianos de que tengan un futuro con un mínimo de dignidad.

No quiero terminar esta entrada sin tocar un tema que puede escocer a alguno, la aptitud de algunas ONGs y países, víctimas del síndrome de la visibilidad, es decir de estar sólo donde están las cámaras y los periodistas; más preocupados de que se vea su logotipo, que de buscar gente a quien ayudar: Aunque el epicentro estaba en Puerto Príncipe, lógicamente ha afectado a los alrededores, con gente muy necesitada, como no hay cámaras, se ve que no existen.

Hace tiempo que llegué a la conclusión que las ONGs que merecen mi apoyo son las relacionadas con alguna confesión religiosa y cito en especial a Cáritas, ellos están siempre sobre el terreno a través de las parroquias y cuando todo el mundo se haya marchado ellos continuarán allí, no lo dudéis.

Puede que esta entrada sea un poco polémica, pero me sale de muy dentro, del pan para hoy y hambre para mañana; de que sólo nos acordemos de estos países cuando les ocurren tragedias de este calibre, que ya es hora de quitarnos la bolsa de la cabeza y pensar que somos sólo cuatro los privilegiados que comemos caliente todos los días; ellos se conformarían con comer siquiera frío, pero muchas veces ni eso.

J.Carlos

6 comentarios:

Naia Salud dijo...

Querido J. Carlos,

Tienes mucha razón en todo lo que expones.
Francia y Brasil protestaron, porque los Estados Unidos incorporaban a los marines para poner orden.¿Por qué? ¡en lugar de unir esfuerzos e ir todos a una! Tengo la sensación que hasta la propia comunidad europea e internacional, se han desbordado con tanta desolación y brutalidad por la terrible catástrofe que ha barrido la dignidad de un pueblo, saqueado por los dictadores y países que lo colonizaron y huracanes, terremotos.
Hoy, España envía el buque Castilla. Me he emocionado al ver la noticia y la misión de todos los profesionales que lleva el buque de al Armada Española. Lo que está anunciando UNICEF, sobre los niños que son secuestrados y luego vendidos. Llamando la atención a todas las ong y personas, del tráfico de las ventas de niños. Muchos quieren adoptar a cualquier precio y ahí nace el negocio sucio. Pero sí se llevan a los niños, en donde se queda el futuro de Haití? Debemos ayudarles a construir su país en todos los campos.
Creo que las ONG, si cumplen su comentido, había varias, entre ellas Cruz Roja, Save of the Children, Médicos sin Fronteras...y algunas más no conocidas en Haití, cuando ocurrió el terremoto. Siento que se movilizan de inmediato ante cualquier conflicto sea de guerra o desastre natural. No es fácil ser cooperante y seguro que faltan bastantes. Yo me he planteado ser cooperante. Has de estar muy preparado, sobre todo psicológicamente.
Cierto que la vehemencia es enorme para ayudar, para dar donaciones, adoptar..pero hay que ser muy realista. Hay que cuidar y atender a los niños y reconstruir "el país" lo antes posible.

Un gran texto lleno de mucho amor y verdad en sentimientos.

Un abrazo muy sereno
Namasté

Ana dijo...

Hola José, tuvo que ocurrir un desastre de tal magnitud para que los ojos de todo el mundo se fijaran en ese pequeño pedazo de tierra...

un enorme abrazo
=)

sue dijo...

Lo dicho, las palabras se me agolpan en la garganta (o en mis dedos) y no pueden salir cuando pienso en Haití.
Demasiados sentimientos en juego.

Bonito post.

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

100% de acuerdo contigo. Como siempre, las potencias giran el cuello toda vez que se clava la lanza final, no importan las espinas de siempre. Es triste, muy triste lo que pasó con este país y lo que pasa en tantos otros más. Y más triste aún es que ante el pedido de ayuda humanitaria, los yanquis manden militares armados.. Uff.
Excelente entrada querido J. Carlos.
Muchos cariños!

J.Carlos dijo...

Muchas gracias por entrar a compartir esta reflexión sobre la tragedia de Haití, esperemos que traiga una reconstrucción que devuelva un poco de dignidad a este pueblo.
Abrazos

Irma dijo...

En efecto Haití conmovió al mundo entero pero hoy nadie habla de la tragedia ni de todo por lo que están pasando, es más en el periódico hoy alguien dice que en Haití están peor que hace 9 meses, pero a todo el mundo parece que se nos ha olvidado.

Yo en este mundo ya creo poco o nada, pero sigo creyendo que hay gente desde sus ONG o simplemente desde sus rincones aportan su granín de arena y creo que si cada uno luchamos y aportamos nuestro granín, algo se podrá hacer, sino poco sentido todo tiene ya.

Bueno quería felicitarte por tu rincón, me parece de lo más agradable y de paso queria revindicar y protestar por esta amnesia humana que nos rodea últimamente.

Un abrazote muy utópico, Irma.-