domingo, 18 de julio de 2010

JUAN CARLOS MESTRE (poeta e ilustrador)



No es práctica habitual en mi, el traer letras ajenas a las mías, pero creo que esta excepción a mi norma está totalmente justificada al acercaros a la obra de mi paisano Juan Carlos Mestre.

Estamos hablando de un artista singular, con una obra poética notable, ha sido premio nacional de poesía; hay que añadir a esto su labor como ilustrador que es igualmente sobresaliente.

Recientemente a colaborado con el cantautor Amancio Prada en una edición de disco libro de las "coplas a la muerte de su padre" de Jorge Manrique, donde Mestre realizó la parte pictórica; libro que tengo la inmensa suerte de tener dedicado por los dos, siendo la dedicatoria de Mestre una acuarela a dos páginas dentro del libro, realmente espectacular; libro que para mi es especialísimo, primero por quién me lo regaló, la persona más importante en mi vida y después por la maravillosa dedicatoria de los autores.

Os dejo con un vídeo grabado en un recital suyo en la Universidad de Salamanca, donde recita uno de sus poemas más conocidos y bellos "cavalo morto", acompañado por el sonido de un acordeón que el mismo toca, dándole un aire casi mágico al recitado del poema, espero que os guste.

Os invito a visitar su página web, donde podreis disfrutar de la magnitud de su obra:

http://www.juancarlosmestre.com/

J.Carlos










Cavalo Morto es un lugar que existe en un poema de Lèdo Ivo.
Un poema de Lèdo Ivo es una luciérnaga que busca una moneda perdida. Cada moneda perdida es una golondrina de espaldas posada sobre la luz de un pararrayos. Dentro de un pararrayos hay un bullicio de abejas prehistóricas alrededor de una sandía. En Cavalo Morto las sandías son mujeres semidormidas que tienen en medio del corazón el ruido de un manojo de llaves.

Cavalo Morto es un lugar que existe en un poema de Lèdo Ivo.
Lèdo Ivo es un hombre viejo que vive en Brasil y sale en las antologías con cara de loco. En Cavalo Morto los locos tienen alas de mosca y vuelven a guardar en su caja las cerillas quemadas como si fuesen palabras rozadas por el resplandor de otro mundo. Otro mundo es el fondo de un vaso, un lugar donde lo recto tiene forma de herradura y hay una sola tarde forrada con tela de gabardina.

Cavalo Morto es un lugar que existe en un poema de Lèdo Ivo.
Un lugar que existe en un poema de Lèdo Ivo es un río que madruga para ir a fabricar el agua de las lágrimas, pequeñas mentiras de lluvia heridas por una púa de acacia. En Cavalo Morto los aviones atan con cintas de vapor el cielo como si las nubes fuesen un regalo de Navidad y los felices y los infelices suben directamente a los hipódromos eternos por la escalerilla del anillador de gaviotas.

Cavalo Morto es un lugar que existe en un poema de Lèdo Ivo.
Un poema de Lèdo Ivo es el amante de un reloj de sol que abandona de puntillas los hostales de la mañana siguiente. La mañana siguiente es lo que iban a decirse aquellos que nunca llegaron a encontrarse, los que aún así se amaron y salen del brazo con la brisa del anochecer a celebrar el cumpleaños de los árboles y escriben partituras con el timbre de las bicicletas.

Cavalo Morto es un lugar que existe en un poema de Lèdo Ivo.
Lèdo Ivo es una escuela llena de pinzones y un timonel que canta en el platillo de leche. Lèdo Ivo es un enfermero que venda las olas y enciende con su beso las bombillas de los barcos. En Cavalo Morto todas las cosas perfectas pertenecen a otro, como pertenece la tuerca de las estrellas marinas al saqueador de las cabezas sonámbulas y el cartero de las rosas del domingo a la coronita de luz de las empleadas domésticas.

Cavalo Morto es un lugar que existe en un poema de Lèdo Ivo.
En Cavalo Morto cuando muere un caballo se llama a Lèdo Ivo para que lo resucite, cuando muere un evangelista se llama a Lèdo Ivo para que lo resucite, cuando muere Lèdo Ivo llaman al sastre de las mariposas para que lo resucite. Háganme caso, los recuerdos hermosos son fugaces como las ardillas, cada amor que termina es un cementerio de abrazos y Cavalo Morto es un lugar que no existe.


Juan Carlos Mestre

8 comentarios:

Camy dijo...

Juan Carlos, en primer lugar ¡me alegra tu regreso!.Visitaré la página de tu amigo Juan Carlos Mestre.Yo también estaría encantada de tener una dedicatoria en el caso de ser amigo y luego como admiradora de Amancio Prada.
no he podido escuchar el recital se me superpone tú música de blog.
Me ha encantado Cavalo Morto.
Un beso

ev dijo...

Muy lindo el Poema Cavalo Morto.
escanea la acuarela para verla.¿quien te lo regaló? (que curiosidad) (no tienes que contestar tranky);P
Besito

ev dijo...

Ya vi la acuarela esta en su link
tuanix

ev dijo...

Me envidié y publiqué algo de Mestre, espero no te moleste.
(Sigo de monologo ja)Normal en mí. :P

J.Carlos dijo...

Hola Camy, muchas gracias por tus palabras, yo también estoy encantado de volver a recibir a tanta gente estupenda como tu.
Cavalo morto, como toda la obra de Mestre, es muy especial y muy personal, la verdad es que engancha.
Un abrazo

J.Carlos dijo...

Hola Ev, me encanta que publiques algo de Mestre en tu espacio, puedes seguir con el monólogo lo que quieras, esta es tu casa ya lo sabes.
Besos

Camy dijo...

J.Carlos, ahora lo he escuchado y disfrutado perfectamente, mientras te escribo escucho las palabras de agradecimiento a los aplausos que recibe y lee su último poema y habla de Nicanor Parra y Gonzalo Rojas...
Gracias a la introducción que de él has hecho, parece que ya lo conozco y me es más cercano.
P.D. ¿Te gusta John coltrane que veo tienes su foto?
Un beso

J.Carlos dijo...

Hola Camy, me alegra que pudieras disfrutar del recital de Mestre, no es igual leerlo que recitado por el.
Me preguntas por John Coltrane, soy un enamorado del jazz y muy en especial de Coltrane, para mi, el mejor instrumentista que haya existido.
Un abrazo